Blog

Herramientas de autoconocimiento y superación personal

¿Cómo ayudar a tus alumnos que no pueden concentrarse?

Frecuentemente recibo consultas de docentes preocupados por la falta de concentración de sus alumnos en el aula. Es por ello que hoy quiero hablarte sobre este problema que tanto afecta a docentes y alumnos.

La falta de concentración puede originarse por múltiples causas:

  • Si el alumno no se siente cómodo con su entorno físico y ambiental y se siente amenazado, tampoco logrará concentración. Será primordial cubrir las necesidades fisiológicas ante todo.

  • Otras causas que originan la falta de concentración son una mala alimentación y un descanso insuficiente, ya que afectan al lóbulo frontal, responsable de las características de los humanos como pensar, razonar, planificar y tomar decisiones; entre otros.

  • Es muy importante considerar el factor emocional. En algunas oportunidades tanto los alumnos como los docentes no pueden concentrarse ya que sus preocupaciones emocionales los invaden y toman posesión de ellos, como consecuencia, se pierden del momento presente quedando atrapados y apegados en esas emociones.

  • Esta misma situación u otras causas pueden generar tensiones y dolores musculares que causan malestar y por lo tanto impiden la concentración en el tema que se está desarrollando.

  • Si el alumno está atravesando situaciones de estrés, su cerebro ya no funciona de manera óptima y deberá realizar un esfuerzo adicional para reconectar los circuitos necesarios para lograr un buen aprendizaje.

  • Dependiendo de la tendencia de aprendizaje que cada alumno haya adquirido, puede encontrarse demasiado concentrado en el detalle o en el contexto general, perdiéndose una porción de la situación.

 

Por todos estos factores que originan la falta de concentración, el trabajo que realice el alumno no va a ser óptimo, tendrá un bajo o pobre rendimiento, se sentirá desmotivado. A mediano y largo plazo su autoestima podrá verse afectada por los reclamos constantes de su docente o padres por no haber terminado de copiar, por tener trabajos incompletos, por obtener bajas calificaciones; y su malestar crecerá, entrando así en un círculo vicioso.

Con estos ejercicios que te enseñaré lograremos que tus alumnos tengan más concentración, lo que implica mayor captación del detalle y del contexto y que esté en el momento presente.

Para una mayor efectividad en estos resultados, será necesario trabajar estos ejercicios tanto con docentes, padres y el niño afectado por la falta de concentración. Los ejercicios deberán realizarlos con su propio cuerpo desde antes de la clase, en su casa, a diario, para internalizar el hábito. Si fuese necesario, se deberá reforzar o realizar nuevamente antes de cada clase en el aula misma.

Te proponemos lo siguiente: como primera medida , tomar un vaso de agua, poner una mano en la frente y la otra en el occipital y respirar conscientemente de 3 a 6 veces. Así podés empezar a soltar tensiones, observar en qué estado te encontrás y estar más enfocado en el momento presente.

 

A continuación  te invito a  realizar algunos ejercicios de Gimnasia cerebral® para mejorar la concentración.

 

Primero: vas a hacer un ejercicio llamado gorra de pensar®*. El mismo consiste en “desenrollar” los rollitos del oído. Colocá los pulgares detrás y los dedos en frente de cada oreja. Comenzá a “desenrollar” desde arriba, suavemente masajeá la oreja de arriba hacia abajo. Volvé arriba y hacelo nuevamente por un mínimo de 3 veces.

 

Segundo: hacé el gateo cruzado®* de manera rítmica. Para ello levantá una rodilla y llevá la mano opuesta a esa rodilla y luego la otra. Repetilo de manera rítmica por un minuto como mínimo.

 

Tercero y por último: el ejercicio del búho®*, que te ayudará enormemente a focalizar.

Colocá tu mano derecha sobre tu hombro izquierdo y relajá el derecho. Sostené tu cabeza erguida e inhalá en el centro y comenzá a girar la cabeza mientras exhalás y mirás por encima del hombro izquierdo. Luego inhalás y exhalás cuando tu cabeza gira nuevamente hacia el derecho. Repetilo tres veces al menos, cambiá tu posición con la mano izquierda sobre tu hombro derecho y repetí el proceso.

 

Es muy importante que también tu cuerpo esté en condiciones para aprender, no alcanza sólo con la mente. Verás al finalizar estos sencillos y eficaces ejercicios qué fácil es lograr una buena concentración.

 

Te invito a ponerlos en práctica desde la próxima clase que dictes y luego compartas los resultados que observaste con tus alumnos.

 

Un gran cariño y hasta pronto,

 

Gabriela Lombardo

Creadora de Integración neurocorporal

*Brain Gym® (Gimnasia cerebral®)  es marca registrada de la Fundación de Kinesiología Educativa, Ventura, California. www.braingym.org.

3 de comentarios

  1. Adriana Esatpe 17 junio, 2013
  2. laura 19 junio, 2013
  3. laura 19 junio, 2013

Dejame un comentario